A comienzos de abril de 2018 unos habitantes de las cercanías del río Albarregas en Mérida, Venezuela, llamaron a la policía del estado alertando del hallazgo de un cadáver en unas tuberías de agua.

Las autoridades acudieron al sitio. Sospechaban que era la víctima de un homicidio.

Al llegar al lugar, los funcionarios policiales notaron que lo visto por los vecinos no era un cuerpo humano…

sino los restos de una estatua

“El cadáver” era el torso en bronce del escritor merideño Tulio Febres Cordero.

La pieza formaba parte del conjunto escultórico La conversación, elaborado por el artista plástico merideño Manuel Suescún.

 

En la obra se representaban al escritor merideño Tulio Febres Cordero y al Nobel colombiano Gabriel García Márquez.

Hoy en el parque solo queda la figura de Gabriel García Márquez sin brazos

Haz clic sobre el modelo tridimensional para explorarlo 

Toda la historia aquí

Lee todos los detalles de la historia en el expediente

Inicio

Regresa al inicio de este especial